Páginas

jueves, 14 de julio de 2016

La lagrima que sacio su sed.

Tenias tantas ganas de mi que los dos llorabamos de amor.
Eramos egoistas de vida, solo quereiamos estar tu y yo y nada mas cabia entre los dos.
Un dia despartamos y se apgo la luz.
Tu lloraste, yo tambien queria pero ninguna lagrima asomo.
Al fin un dia una gota resbalo por mi mejilla y tu la bebiste.

1 comentario: