Páginas

sábado, 10 de octubre de 2015

Increible.

Un amigo y su perro se quedaron atrapados en un ascensor durante una hora hace ahora un mes.
Pues el perro todavia no puede subir en ascensor por el panico que paso encerrado y eso que estaba con su amo.
Evidentemente con mucho cariño, empujandole y con premios va subiendose pero lo pasa muy mal el pobre.
Debera aprender a hacerse amigo del ascensor poco a poco a base de exponerse hasta acabar superarando ese recuerdo y a no temerlo mas.
Si un perro es capaz de vivir una situacion traumática para el, dejandole estas secuelas como no nos van a afectar a nosotros cuando vivimos mal una experiencia, consciente o inconscientemente y que esa puede ser normal para unos pero mala para otros.
Parece que los traumas los tenemos que superar todos de la misma forma. Exponiendonos y superandolos.
Pero lo que me llamo la atencion es que hasta en las emociones mas complejas  todos los mamiferos somos muy pàrecidos y que debemos enfrentarnos y superarlas como sea, de lo contrario no cogeremos nunca mas es  ascensor o si lo hacemos con miedo sufriremos demasiado innecesariamente.
Me parece un ejemplo muy bueno lo que le sucedio a Zoco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario