Páginas

jueves, 19 de marzo de 2015

4 entrega.

Caímos a la tentación de la ambición y empezamos a dar franquicias.
Pero no teníamos nada que venderles ya que no importábamos nada directamente así que improvisando con importadores nacionales y con mucha ilusión nos lanzamos a ello.
En dos años éramos ya 30 tiendas en cinco 110 y en veinte 220.
Tuvimos y tenemos que viajar mucho para buscar productos originales y  cambiar continuamente de productos para  sorprender y la vez mirar siempre los stocks que quedan parados, porque el dinero parado hunde la liquidez y sin liquidez solo tendrás deudas y problemas.
Nosotros somos de los que creen que deudas con bancos cero, sino tenemos dinero no se hace nada, pero nunca pedimos a bancos dinero ( menuda ironía antes nadie nos reciba y ahora todos los bancos nos buscan).
Para no alargar mucho el proceso os diré que la selección de lo clientes franquiciados fue toatalmente natural jamas fuimos nosotros a buscar a nadie siempre vinieron ellos a nosotros.
Muchas de  aquellas empresas familiares que como nosotros empezamos a crecer muy rápido hace ahora 22 años, apenas quedan una docena.
La relación cliente con central no es fácil y supongo que nuestro truco fue ceder siempre en beneficio de ellos. El culpable de muchos males en esas relaciones siempre son  los egos y los márgenes comerciales.
Per la única forma de crecer rápido sin inversión es dar franquicias, pero para ello repito, tienes que demostrar que como mínimo llevas tres años en el mercado que cuentas con varias tiendas propias y que están funcionando muy bien .
Crecer con tiendas propias es carísimo y te puedes pegar una castaña de mucho cuidado ya que aparte de una inversión muy rápida, debes gestionar en la distancia y creerme que es muy complicado cuando sales de tu ciudad y gestionar bien.
Nosotros ahora tenemos muchas propias y algunas están lejos de nuestra ciudad Barcelona y se nota mucho la gestión por la lejanía.
Por eso cuando vemos a los grandes que tienen tantas tiendas propias en los cinco continentes alucinamos de lo bien que lo realizan.
Resumiendo si quieres implantarte rápido para que no te copien y no dispones de muchísimo capital (ahora las ubicaciones se pagan lo inimaginable) monta tres propias demuestra que era buena idea y que funcionan y franquicia con mucho tacto, mano izquierda, paciencia, tolerancia y poca ambición .
Siempre deben ganar mas ellos que tu, sino acaban muriendo. Nunca en poblaciones por debajo de los cien mil habitantes.
Cuidado con lo que compras y como lo haces. El equipo de compras tiene que ser lo mejor de tu empresa el acierto se les presupone en la elección. Lo que compras se tiene que vender si o si. Acumular errores de compras hunde la empresa. Por supuesto es imposible no errar pero nunca mas del treinta por cien anual del total.
Sin ventas no existe la empresa por lo tanto es lo primero .
Después están los números y son los cimientos. Sin un buen administrador estarás vendido y aquí no se puede improvisar .
Los números no mienten y todo debe estar al día. Aquí el destino nos dio a la mejor persona que podamos necesitar y sin ella yo no hubiera vivido el mundo de la empresa con tanta comodidad.
Creatividad y contabilidad deben estar separados pero unidas,  uno sin el otro no pueden vivir.
Rodeate de buena gente pero ojo buena en todos los sentidos, si después de un año no lo ves claro supera tu síndrome de culpa y  prescinde de ella, seguro a la larga será un favor mutuo. Esa es la parte mas compleja y difícil para mi.
Querer caer siempre bien, intentar no sentirte culpable, tomar decisiones dolorosas es muy complejo.
Eso es lo primero que cambiaría si volviera hacia atrás. Tener la suficiente seguridad de tomar esa decisión que sabes debes tomar en su momento y no lo haces porque eres débil  y no quieres parecer malo o caer mal. Luego es demasiado tarde.
Todos son amigos hasta que un día prescindes de alguien por diferentes motivos es  entonces cuando todo se tuerce. El malo siempre es el jefe, eso nunca cambiara.
Tengo mis manías como no acudir a las inauguraciones, no comer jamas por negocios, evitar todo aquello que me produce mal estar como las conversaciones económicas que  me aburren mucho.
Yo creo que soy emprendedor no empresario. La gestión  no es mi fuerte.
Montar y empezar negocios nuevos si me motiva, una vez montados es cuando necesitas ese equipo administrativo que pone orden donde tu creaste.
Ya veréis en cuantos líos nos metimos y que mal salieron algunos.
Como muy bien dicen se aprende mucho de los errores.
Continuara .

1 comentario: