Páginas

viernes, 17 de octubre de 2014

El ego siempre.

Ayer por desgracia asistí a un funeral de una persona cercana y mientras escuchaba las palabras bonitas que decían tanto amigos como familiares me imaginaba mi propio funeral.
Mas o menos estos era lo que pensaba.
Es importante que venga mucha gente porque vacío queda fatal, asi pensaran cuanta gente conocia este tío.
La música tiene que estar súper bien escogida, que emocione.
Que tenga muchos discursos y todos súper emotivos hablando muy bien de mi y que hagan llorar mucho a todos los presentes.
Tiene que tener una pantalla con imágenes de mis momentazos para que vean cuanto y como vivi.
Muchas flores blancas. Gran puesta en escena.
Lo del cura como que no lo veo, ya que no quiero misas de esas largas. Algo original y distinto.
Y entonces me di cuenta de  que hasta en esos momentos nuestro EGO es tremendo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario