Páginas

viernes, 24 de febrero de 2012

Hola?

Que tal?
Hace unos días colgué un video mío muy intimo en el cual hablaba sobre algunos de mis objetivos para este 2012 como es la superación de mis temores a los pensamientos traicioneros e intrusos de muchos tipos tales como la culpa, la nostalgia, el misterio de la vida,  la muerte, la soledad, el miedo a la propia vida etc etc. Esos que a veces nos cambian tanto nuestro estado emocional que pueden acabar en ansiedad pánicos o fobias y  que  limitan  mis potenciales como hombre libre de verdad.
Lo borre porque algunos opinaban que era demasiado personal para exponerme publicamente.Y hoy pensé para que sino es así sirve este blog sino para compartir todo publicamente.Me tengo acaso que avergonzar por ser y sentir asi? No habrán muchos que al leerlo puedan entenderme y no sentirse solos en este duro camino de trabajo personal?
Claro esta, otros no sabrán de que hablo y me alegro mucho por ellos, no saben lo que se evitan ya que no aporta gran cosa, quizás tan solo mas conciencia de ser, existir o vivir. Pero el peaje es caro.
Bueno pues en lugar de imágenes lo dejare por escrito a partir de ahora.
La reflexion de hoy:
Cuando nuestra madre nos esta pariendo y al final se corta el cordón umbilical que nos unía a ella de una manera magica ya que casi éramos dos en uno, como no podemos sentir lo que muy bien definió Erich Fromm como separatividad?.
El  saber o sentir en algún día de esos tan sensibles que a veces tenemos, que por muchos amigos, por mucha pareja , por muchos hijos, por tener padres o abuelos que siempre estaremos  solos con nosotros mismos y con esa soledad  deberemos vivir y morir.
De esa consciencia se libran los animales y con su cerebro reptil se limitan a sobrevivir tan solo para morir igualmente algún día igual como nosotros lo haremos.
Que hacemos nos quedamos con un cerebro reptil sin sentimientos o emociones vitales  y tan solo vivimos  realmente el aquí y ahora o con este cerebro evolucionado que a veces tan malas jugadas nos hace.

5 comentarios:

  1. En mi modesta opinión, en vez de darle tantas vueltas cansinamente al mismo tema, tal vez deberias buscar el origen de todos tus conflictos, que no son únicamente tuyos, sino comunes a toda la humanidad.

    ResponderEliminar
  2. Por ejemplo, ¿cuál es el origen de la culpa?. Là culpa proviene de la expectativa de un deseo no realizado. Decimos - voy a ser fiel a mis principios- y de eso hacemos una bandera, y sino cunplimos con esos principios sentimos culpa. Pero ¿qué nos exige cunplir esoso principios? una proyección de ese deseo, que proviene de nuestro pasado. Vivimos el presente pensando en el pasado pasando por el presente y proyectado en el futuro. Si ese pasado psicológico lo observamos sin prejuicios somos capaces de eliminar el sentimiento presente de un futuro no realizado, es decir, la culpa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir el momento aquí y ahora, significa la más alta realización, puesto que el pasado no está y el futuro no existe, si vivimos el momento, el ahora sin preocuparnos de nada más, tenemos la batalla ganada querido amigo, porque sólo así conseguiremos disfrutar del momento con intensidad, sin apegos, pensamientos o temores, libres de todo, Así que yo ante esta elección me quedo sin duda con el cerebro de reptil, cierra los ojos y sólo disfruta de este momento, sin pensamientos, sin nada más que lo que te ocupa en este preciso instante, Felicidad ¡¡¡ Pdta... cuesta muchoooo, pero hay estamos ¡¡¡

      Eliminar
  3. No creo que todo sea "vivir el momento". Creo que es más bien un grupo de momentos. La culpabilidad es el resultado de no haber conseguido lo que los demás esperaban o lo que nosotros pensamos que esperaban, créeme, muchas veces nos ponemos el listón muy alto.
    Cerebro de reptil?..Definitivamente NO!!!, Ahí está el problema...Piensas!!!

    Pero pensar es bonito, si tienes con quien compartirlo, porque en la vida, estamos solos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que me quedo con el reptil.
      Imaginate cuanta verborrea nos ahorraríamos.
      Tan solo vivir hasta que dure, que simple y que fácil.
      No conciencia de mi ni de la caducidad que todos tenemos.
      Ahora bien manda narices que en el fondo si me preguntaras antes de nacer si reptil o humano eligiria humano otra vez.
      Viva la contradicción y las dudas.

      Eliminar